domingo, 22 de febrero de 2015

Tres carteles para la película “La conspiración del silencio”




La conspiración del silencio es el título que recibió en España la película Im Labyrinth des Schweigens (Giulio Ricciarelli, 2014)
De cara a su estreno en nuestro país este pasado mes de enero, se optó por este cartel publicitario, donde aparece reproducida la bandera nazi.


Uno de los aspectos que más me gusta del coleccionismo de reprografía cinematográfica, es comparar pequeñas variaciones que presenta el material promocional de una producción.
En este caso me ha llamado la atención el que tanto en el mercado germánico como en el anglosajón,  no aparezca la banderola con la esvástica.





Me planteo si no es esa omisión una manera de condenar al silencio, lo que nunca debe de ser protegido por el olvido.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Ven y enloquece: El blog de Clarisa Tomás Campa


Buenos días:
La verdad es que siempre me sorprende la manera tan grácil que tiene Clarisa Tomás de hacer que lo difícil parezca fácil. 
 
 
 Al leerla avanzo por sus ideas con la naturalidad con la que camino por mi casa a plena luz del día: me hace sentir bienvenido a opinar en libertad sobre unas emociones comunes que ella pondera con una sensibilidad única.
Lo difícil viene después, cuando intento canalizar el raudal de ideas, sentimientos y sensaciones que sus palabras han avivado.
Tengo mucho que agradecerle a Clarisa, más allá de sus palabras de ánimo y sus muestras de complicidad: tengo que agradecerle la dignidad que trasmite; la humanidad que comparte y ese juicio independiente –alejado de todo prejuicio– en el que invita a experimentar en libertad, a apreciar antes de reputar, a “vivir sin más misterio que ser nuestra libertad”.
Gracias, Clarisa.



Ven y enloquece: El blog de Clarisa Tomás Campa

sábado, 7 de febrero de 2015

Carteles de “Jupiter Ascending”



Una de mis mayores aficiones, es el coleccionismo de reprografía cinematográfica. Deleite en el que los carteles cinematográficos ocupan un lugar destacado.

Estos son los tres carteles que más me atraen del reciente estreno –tras un retraso de casi un año en su postproducción– de la película El destino de Júpiter (Jupiter Ascending), dirigida por los hermanos Wachowski.