sábado, 6 de julio de 2013

El cine de género en Europa III




El cine de género en Europa III

Popsy Pop contra Hollywood 11




A las diferentes realidades supranacionales que convergían en un desarraigo social que igualaba a Europa —la aparición de grandes núcleos industriales urbanos, el falso proteccionismo patronal, el aumento del intervencionismo estatal,…—, debemos añadir el perenne coqueteo, cuando no militancia, de muchos actores y técnicos con formaciones izquierdistas.

De hecho, la censura actuará sobre películas enmarcadas en géneros tan “inocentes” como el Peplum o el Western por considerar que en sus tramas preconizan una revuelta social. En una época en el que el terrorismo asola Alemania, España o Italia, los tortilla-westerns —filmes ambientados en La Revolución Mejicana— son mirados con lupa por los censores. Peor suerte correrán las obras policíacas de tono realista —el Krimi alemán, el Polar francés o el Poliziesco italiano—

Mayoritariamente, la soflama social se oculta bajo llamaradas de risas, disparos o aullidos. A la vez que la búsqueda de diversión por parte de la audiencia —y de beneficios por los productores— lleva a recurrir a excesos o a autoparodias, como ejemplifica Totó contra Maciste (1962, Fernando Cerchio) donde la presencia del coloso es una excusa para el desarrollo de una comedia buffa disfrazada de peplum.


La unidad en el protagonismo de individualistas y en la crítica a un Sistema séptico, favorece la permuta de actores que pasan de lo cómico a lo excesivo sin perder atractivo, pues su persona transciende a los personajes y lleva a la plena identificación con un público supranacional, que afronta problemas comunes en una Europa que inicia su unión económica.

Así mismo, es común descubrir que uno está viendo una película ya vista, pero presentada con otro título. Los cambios en los caprichos censores fuerzan mutaciones en las cabeceras de los filmes; pero es la avaricia de la Industria la impulsora de este baile identificativo, pues busca el mayor rendimiento a un capital que un día invierte en celuloide y al otro en cemento. 
No es raro encontrar en los lemas permutas entre los nombres de héroes como Hércules, Goliat o Ursus, o que el título obvie su presencia: Maciste contro il vampiro (1961, Giacomo GetilomoSergio Corbucci) se estrena en España como Puños de Hierro, y en el mercado internacional como Goliath and the Vampires.

Nino Ortea.



ADELANTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario